Prehistoria egipcia

Se ha convertido en un lugar común decir que Egipto es un don del Nilo, porque
cada año a finales de verano la inundación del río traía nueva vida al valle. Por tanto,
Egipto era básicamente un rico oasis en medio de una zona muy amplia del Sahara.
Sin embargo, no siempre ha sido así: los primeros habitantes de Egipto vivían en un
entorno distinto. En primer lugar, el clima no siempre ha sido tan árido como lo es en
la actualidad (el Alto Egipto moderno es una de las regiones más secas del mundo),
oscilando entre la hiperaridez actual y un estado de sequedad saheliana. En segundo
lugar, el propio Nilo no ha sido siempre un río de meandros en una amplia llanura,
con crecidas a finales de verano. Durante algunas épocas, el Nilo se vio reducido bien
a una serie de efímeras cuencas independientes en wadis o bien tuvo un caudal
generalmente escaso, absorbido por sus propios e inmensos depósitos aluviales. Sólo
cuando su cabecera llegó hasta Etiopía trajo sus ricos depósitos de aluvión hasta
Egipto. Por último, si bien es evidente que el río trajo la vida a Egipto, con ella
también vino la erosión de los depósitos arqueológicos más antiguos. Lo cual quiere
decir que no debemos sorprendernos al descubrir que sólo se han conservado escasos
restos de la primera ocupación humana en la zona.
Debido a su posición geográfica, Egipto fue un importante punto de paso para los
primeros humanos que emigraban desde el este de África hacia el resto del Viejo
Mundo. Sabemos que los primeros Homo erectus abandonaron África y llegaron a
Israel hace 1,8 millones de años. Por lo tanto, no hay motivos para dudar de que
pequeños grupos de Homo erectus visitaran y probablemente habitaran en el valle del
Nilo. Desafortunadamente, sólo conservamos unas pocas pruebas de este
acontecimiento y, lo que es peor, no podemos fecharlas, porque las pruebas
circunstanciales también son muy escasas. En algunos depósitos de principios y
mediados del Pleistoceno, como canteras de grava en Abassiya y depósitos de grava
tebanos, se han encontrado ejemplares aislados de choppers, chopping tools y lascas,
similares a los asociados a los primeros homínidos en el este de África. Sin embargo,
es probable que la mayor parte de estos objetos sean de origen no humano y todos
son depósitos secundarios.

Continua en el PALEOLÍTICO INFERIOR