Mentuhotep III

La madre de Senkhara Mentuhotep III (c. 2004-1992 a.C.), que fue un enérgico
constructor, fue la reina Tem. En 1997, un equipo húngaro dirigido por Gyóró Vórós
no sólo descubrió un hasta el momento desconocido santuario copto bajo la cima de
la colina de Thoth (Thoth Hill), en la orilla occidental de Tebas, sino también una
tumba de comienzos del Reino Medio que seguramente perteneció a Mentuhotep III.
Esta construcción pudo haber sido la inspiración para las tumbas bab de comienzos
de la XVIII Dinastía.
El reinado de Mentuhotep III se caracterizó por un cierto número de innovaciones
arquitectónicas, incluido un santuario triple en Medinet Habu, que fue el antecedente
de los templos de la XVIII Dinastía para las tríadas «familiares». Además, los restos
del templo de ladrillo que construyó en la colina de Thoth, la cima más alta del Valle
de los Reyes, no sólo contenía otro santuario triple, sino que incorporaba los primeros
ejemplos conservados de pilonos de un templo. Cerca del templo se encuentran los
restos de otro edificio de Mentuhotep III.
El arte conservado de este breve reinado no es menos innovador, se puede decir
que la escultura en relieve alcanzó en este momento su cénit en el Reino Medio. El
tallado de la piedra es extremadamente delicado, con el altorrelieve transmitiendo una
tremenda profundidad espacial utilizando unas diferencias de grosor no mayores que
unos pocos milímetros. La sutileza de los retratos y los detalles de los ropajes de sus
relieves en Tod son muy superiores a los de las esculturas de Mentuhotep II.
Mentuhotep III también fue el primer soberano del Reino Medio en enviar una
expedición a la tierra de Punt (África oriental) para conseguir incienso, si bien las
expediciones al mar Rojo y Punt se hicieron más frecuentes durante la XII Dinastía.
La expedición de Mentuhotep, dirigida por un funcionario llamado Henenu, fue
enviada por el Wadi Hammamat, por lo que aparentemente exigió la construcción de
barcos a la orilla del mar Rojo, para lo cual utilizó los troncos que había llevado con
ella. También intentó proteger la frontera noreste mediante la construcción de
fortificaciones en el delta oriental.

Mentuhotep IV

Tras la muerte de Mentuhotep III, aproximadamente en el año 1992 a.C., parece
haber habido «siete años vacíos», correspondientes al reinado de Nebtawyra
Mentuhotep IV (quien quizá usurpara el trono, pues no aparece en las listas reales).
Su madre era una plebeya sin más títulos regios que el de «madre del rey», de modo
que posiblemente ni siquiera fuera miembro de la familia real.
Se conoce poco del reinado de Mentuhotep IV, excepto sus expediciones mineras.
Las inscripciones de la mina de travertino de Hatnub sugieren que por estas fechas
algunos nomarcas del Egipto Medio pueden haber comenzado a crear problemas. El
acontecimiento más importante del reinado del que tenemos noticias es el envío de
una expedición minera a Wadi Hammamat. Amenemhat, el visir que dirigió la
expedición, ordenó tallar una inscripción en la cantera para recordar dos buenos
presagios que se dice que fueron observados por los miembros de la misma. El
primero fue una gacela que parió a su cría encima de la piedra que había sido elegida
para la tapa del sarcófago del rey y el segundo una furiosa lluvia que, cuando amainó,
reveló un pozo cuadrado de diez codos de lado lleno de agua hasta el borde. En un
terreno tan yermo, se trataba de un descubrimiento espectacular, milagroso incluso.
Parece casi seguro que el hombre que se convertiría en el primer rey de la XII
Dinastía es este mismo Amenemhat. Al igual que la mayoría de los altos funcionarios
de la XI Dinastía, habría ocupado varios cargos relevantes; el trono pudo haber
pasado al visir como consecuencia de la debilidad del rey o de la ausencia de un
heredero varón adecuado.